martes, 27 de octubre de 2009

Dialogo entre un hada y un violinista de relojes despistados






V: hada de los encantos, como esta usted?

H: señor de las notas en el aire... ando bien por estos tiempos y su ser?

V: pero muy muy bien… con una noche espectacular, como podría estar?

H: es de gran alegría para mi saber de su bienestar.

V: le debo una respuesta...

H: cuando sea su momento, así lo hará.

V: estoy en mora con usted, este es el momento...

H: eso es algo bueno de todas maneras... quiere decir que siente que tiene algo para darme todavía..

V: claro que si.

H: bueno... lo recibiré en el instante indicado entonces..

V: Te era la invitación?

H: ya no lo se, podemos tomar te también, el te es uno de mis favoritos a toda hora...

V: a mi también me gusta mucho el té, armoniza.

H: un día entonces le enseño una receta!

V: me encantan las recetas, tienen una parte mitológica...

H: ...y mágica de alguna manera llegan por algo a nuestras vidas, así como los q viajan con nosotros en el tren.

V: solo hay que detenerse y abrirse a ver que brindan, no?

H: solo hay que animarse a pesar de que la mente le diga a uno que se muere de vergüenza, el corazón no ayude con el susto y sus latidos, a pesar de no ser lo mas heroico que uno fuera a hacer y el miedo pudiera provocar no hacerlo... a veces... solo a veces... muy pocas de las veces, las cosas salen bien... y si no es así... bueno... tendremos mas cosas para contar a nuestros nietos..

V: claro que si! siempre salen bien, porque si no salen, solo no era el momento.

H: hay que seguir adelante entonces, sabiendo que si así debe ser, el camino hará que justo en la misma esquina el día menos pensado, uno se detenga a esperar que el semáforo anuncie el verde de continuar.. y bueno... quizás ahí al volver a verse pueda uno reconocerse otra vez, o no.

V: quiere tomarse un tecito esta noche conmigo?

H: señor musical me encantaría como pocas cosas me encantarían esta noche.. pero debo ir por el sueño ya que mañana es largo y arduo mi día... debo creer que volverá a invitarme o estoy soñando y al despertar esto no habrá existido ya?

V: no faltara oportunidad, hada madrina... vaya a soñar, que del día esa es la parte más linda.

H: lo mas lindo para mi debe ser otra cosa.. algo que todavía no conozco, la vida me lo anda debiendo...

V: decisiones hada, son decisiones. Ahora que miro su foto, es usted toda un hada, lástima que no entra toda completa en mi retina….

H: usted es peligrosamente inspirador hacia mi persona, solo eso le digo... compartalo con las estrellas si es que desde allí se ven....

V: las estrellas celosas nos miraran pasar..

H: ojala nos vean en la misma esquina... eso si... tómeme la mano para cruzar si vienen rápido los autos.

V: que no le quepa la menor duda.

H: le regalo todas mis sonrisas el día de hoy y le mando un beso. Siga usted sonriendo, por favor.

V: gracias!! las he recibido todas y si se desvela, la invitación del te no tiene vencimiento.

H: me desvelo muchas noches... y me develo poco, aunque le cueste creerlo.

V: mire usted...

H: mire ustes... es cuestión de foco nomas... fijese. Le mando un beso y mis sonrisas de nuevo por si no alcanzo a tomarlas a todas a tiempo...

V: están llegando de a poco... los besos.. pero no tengo apuro.

H: yo tampoco. Tengo cada día mas fe y su nombre… su nombre, me gusta. Hasta luego.

V: hasta luego, belleza hecha hada.

H: hasta luego, belleza hecha música. No puedo dibujarle por acá mi sonrisa, gracias por hacer de estos minutos, a este día más especial de lo q ya ha sido.

V: hermosa, descanse y deje la ventana abierta que van mis besos.

Y mientras se dormía el hada sintió que el viento le alcanzaba todos los besos que su soñado violinista le había prometido y por fin, el sueño llego sonriendo.

viernes, 4 de septiembre de 2009

Recien empieza




Y si después te cuento como llegue hasta acá, porque esto acaba de empezar, la vida, no? Pero entendeme si tengo un poco de miedo y te voy contando despacio, como puedo. Entendeme si dudo o retrocedo y si alguna noche dejo la luz prendida y la puerta sin llave por si necesito salir corriendo, aunque no piense hacerlo. Dame tiempo para soltarle la mano a tanto miedo que fui acumulando, porque tengo pasado y en el desencantos.
Quiero contarte como llegue hasta acá ya que fue largo el camino y sin embargo paso tan rápido, dejando heridas y con ellas, ahora mi actitud a veces defensiva.
Llegas y mis ganas de contarte todo eso se hacen gigantes y aunque mi cobardía insiste en que me aleje antes de que sea tarde para arrepentimientos, me quedo y te cuento como llegue hasta acá, porque como te dije, la vida recién empieza, no? Ella y las oportunidades que nos regala, como esta, que por ninguna razón me daría el lujo de perder.

Nuestro peor enemigo




Busque su numero en la guía telefónica, necesitaba encontrarlo y hablar con el. Nada me daba más temor que enfrentar a dicho ser, es lógico era el rey de los temores. Pase hoja por hoja hasta llegar a la inicial de su nombre y ahí estaba, el único llamado así: Miedo, tan simple como eso.
Tome coraje, respire y decidí enfrentarlo, marque el número que indicaba aquel papel y espere varias veces hasta que alguien atendió. Era una voz masculina, ronca, como si lo hubiera despertado de un largo sueño y parecía enojado, molesto con el llamado, cual ermitaño invadido ante la llegada de extraños.
Esa manera de atender me inhibió y cuando luego de un silencio que pareció eterno, estaba a punto de cortar la comunicación, como advirtiéndolo expreso “vamos que no tengo todo el día, que quiere?” y a pesar del nudo que sentí formarse en mi centro, con voz aniñada y cobarde dije “necesito entender” y seguí explicando: “…entender por que usted nos domina tanto y evita a menudo nuestra felicidad; Porque nos paraliza y provoca tantos desencuentros; Porque es el peor de nuestros enemigos y en general nos hace adelantarnos intentando evitar cosas que finalmente no suceden o arruinar las que podrían haber sido coloridas de tan lindas".
Esa voz que ahora inclusive se oía menos amenazante y más cansada me respondió: “yo no los obligo a nada. Yo estoy oculto, vivo solo, no tengo relación con nadie, desde que un día descubrí que mi sola presencia hería y provocaba desastres, me escondí con intención de pasar el resto de mis días, que serán los que dure el mundo ya que soy eterno, oculto sin molestar más a nadie. No soy malo ni me gusta que me consideren así, soy de hecho el más cobarde de todos y si lo supieran estoy seguro que se animarían a enfrentarme más seguido, ya que esa es la única manera de deshacerse de mi. Haciéndome frente ni el más débil de los seres podría perder la batalla si se parara cara a cara conmigo. Soy incapaz de hacer mal si el otro toma las riendas de su vida y no me usa como excusa, eso si que saca toda la furia que albergo de tanta soledad, que me utilicen en su discurso para evitar vivir y ser felices, que no se den cuenta que el tiempo es corto y pasa rápido y que lo que se deja ir en general no vuelve. Yo no elijo que me usen como escudo, son ustedes los humanos, cobardes criaturas que toman mi nombre de rehén en sus palabras. Estoy viejo y cansado y te aseguro que cualquiera podría ganarme si así se lo propusiera. El mundo es de los valientes y yo puedo asegurarte esa verdad ya que todos ellos antes de poder ser llamados así, tuvieron el valor de venir a pesar de hacerlo temblando, como lo estas haciendo ahora, a pedirme explicaciones y convencerme de que no era yo el amo de sus vidas, sino ellos mismos".
Y agregó que fuera por eso que deseaba, que cumpliera con mi misión y así termino nuestra charla.
Ya no temía más al miedo, la única persona a la que tenía que enfrentar y convencer ahora era a mi misma y solo quería vivir, estaba decidida.

miércoles, 2 de septiembre de 2009

Tiempos de cambio




Es época de sonrisas otra vez. Cambie los muebles de lugar, cosa que siempre renueva la vista, por un rato la rutina se hace novedad y uno se advierte distinto en lo cotidiano.
Hay maderas en el suelo que insisten en ser cubiertas de colores con pretensión de adornar las paredes de mi templo, que es mi casa.
Las letras de a poco vuelven a surgir de mis dedos y vuelvo a cantar emocionada al descubrir canciones nuevas.
Algo llega y me llena de sonrisas, recordando que nos rodean infinitas posibilidades a cada instante si logramos dejar de creer que el rincón que habitamos es el único posible y que lo que en tiempo pasado fue importante, es irreemplazable ahora.
Hay bienvenidas inesperadas y muchas partes de mí que no conocía.
Siento que voy dejando atrás el escalón donde me sentía estancada y que a mi corazón tanto costaba abandonar y puedo seguir subiendo esta escalera que no da explicaciones sobre el destino por venir, pero refleja desde arriba una luz, como si hubiera una ventana por donde mirar con otra perspectiva en adelante.

Instrucciones



Canta, aunque el silencio te convenza de la ridiculez de hacerlo y el eco te insista sobre lo mal que te sale.
Baila, aunque el espejo se burle de tus pasos y no tengas con quien compartir la melodía.
Salta, aunque el suelo resulte demasiado duro al rebotar y tus pies se enojen ante tanta rebeldía.
Corre, aunque el horizonte parezca hacerlo más rápido y todo se aleje constante.
Sonreí, aunque nadie te devuelva una sonrisa a cambio y eso te desanime.
Soña, aunque todo se derrumbe cuando despiertes o la realidad te convenza de lo contrario.
Confia, aunque te defrauden mil veces y tu corazón te ruegue piedad.
Vola, aunque la gravedad te mate en el golpe y tu cara solo exhiba moretones.
Intenta, aunque duela el fracaso y no te creas valiente para volver a intentarlo.
Llora, aunque te crean débil y así lo consideres.
Escribí, aunque no te salga como quisieras y nada parecezra tener sentido.
Olvidate, aunque no parezca posible, crece gracias a eso y seguí adelante.
Viví, aunque a cada rato parezcas caer de tan empinado el camino, respira y continua andando.

El mundo sigue girando



Bajo el mismo cielo habitamos inertes. Nadie marca el número que cambiaría todo.
Los dos seguimos mirando el azul que nos rodea sin despertar de esta ceguera que nos mantiene distantes. Las agujas del reloj bailan la danza del círculo infinito y no logran a pesar de intentarlo, convencernos de que el tiempo pasa independiente y no espera por decisiones personales.
El cielo llora cada vez que llueve pero impotente sabe que no puede humedecer dos corazones que por miedo endurecieron su esencia y parecen cada vez más ausentes en si mismos.
El sol sigue saliendo pero sus rayos no parecen ya quemar y la luna aunque brilla no muestra su cara, la oculta de vergüenza porque orgullosa no se permite mostrar tristeza.
La primavera llega a pesar de todo, cubriendo el verde seco de colores y el aire de armonía, pero las flores parecen haber dejado de cantar.
El mundo sigue girando pero yo solo lo veo pasar, como una montaña rusa que en un parque abandonado alguien olvido apagar.
Y si dejara toda suposición de lado y marcara ese numero que de a poco voy logrando borrar de mi memoria?
Y si al fin lograra decir lo que tanto miedo da?
Y si…?

Tratar



Tratar era la consigna. Lo comprendi cuando de pronto en mi ventana un verde pajarito apareció llevando en su pico un papel donde escrita sobresalía dicha palabra.
Empecé a jugar con cada una de sus letras, intentando descifrar el mensaje que el verde ser trataba de hacerme llegar.
Tratar.
T de tiempo, darle tiempo a las cosas, entendiendo que los procesos tienen etapas, comienzos y finales también, tener paciencia ante ese hecho.
R de reír, pasara lo que pasara, por todo y a pesar de esto.
A de amar, siempre, al día que se nos da entero, a nuestra imagen más allá del espejo y a algún ser que pueda llegar y lograr pasar por los pequeños agujeritos que conforman el colador de nuestras elecciones.
T de nuevo y esta vez de terminar, con lo que nos ata al pasado y así dejar lugar en nosotros para lo que pueda venir.
A otra vez, pero ahora de agradecer, a todo lo que acuda a nuestro encuentro y a lo que deba irse también, seguro dejando mucho para aprender, agradecer por ser ahora mejores para lo nuevo que aparece y sabe ver nuestra luz.
R de recordar, siempre el valor de la vida y aprovechar la oportunidad a cada instante de cambiar todo lo que podamos para ser más felices.
El verde pajarito había pasado por mi vida para enseñarme esto, así lo entendí y en agradecimiento le di a cambio mi mejor sonrisa mientras lo vi alejarse en pleno vuelo.

domingo, 16 de agosto de 2009

El juego de las emociones


El juego de las emociones es el más raro y difícil de todos los que hay.
Cuando sentís dolor crees que esta vez duele como nunca antes y así mismo cuando amas o extrañas.
Las del presente parecen siempre las emociones más fuertes que acontecen, como si tuvieran el poder de disminuir cualquier sensación pasada en el recuerdo.
Este es un juego engañoso que nos hace olvidar por momentos que todo pasa y nada es insuperable, llevándonos a creer a veces que este dolor que nos atraviesa terminara por quebrarnos o este amor que hoy nos llega es el único, el que tanto buscamos.
Nos vuelve más subjetivos de lo que naturalmente somos y en muchas ocasiones llegamos a pensar que nuestra percepción sobre la emoción es la única realidad posible y venidera.
En las reglas de este juego la primera es no quedar encerrado en ninguna, dejar espacio y oportunidad a las demás y tener siempre presente que todo cambia de un segundo al otro, que ninguna emoción guarda lugar eterno en nosotros y que sobran las posibilidades de volverse a emocionar.

Heridas




Tan solo 15 años marcaba el reloj de su vida y sin embargo ya conocía bien la definición de desamor. Decía que tener el corazón lastimado era como si siendo pájaro te hirieran un ala y ya no pudieras volar. Si imaginar, si soñar despierto, pero no más emprender vuelo. Eso era de los valientes, de los atrevidos.
Ella había sufrido su primer desengaño y ya con eso, sostenía, le alcanzaba por el resto de sus días, fueran muchos o no tantos, no permitiría que nadie volviera a herirla.
Pasaron los años, tantos, varios. Creyó olvidar su promesa, pensó que vivía, pero su corazón había tomado en serio sus palabras de aquellos días de niña y como por su cuenta, parecía atravesar una historia distinta, no se atrevería a latir emocionado de nuevo, al menos no en esta vida.
Un día cualquiera, potencialmente distinto pero tan igual a los demás, un ruido áspero anuncio un sobre deslizándose debajo de su puerta y dentro una carta encabezada con su nombre la encontró asombrada. Su cara pálida de susto ante tanta maravilla solo podía apuntar a ese papel, el cual decía:

Julieta:

si logre que estés leyendo estas palabras es que el esfuerzo de 15 años de buscarte finalmente dio resultado.
Hace ese tiempo que no te encuentro y ese mismo tiempo que te debo una explicación.
Era enero y llovía, habíamos acordado encontrarnos en la plaza de siempre. De pronto, camino hacia vos, sentí tan pero tan rápido y fuerte latir mi corazón que el susto me atrapo entero y solo pude salir corriendo pero en dirección contraria a donde me esperabas. Tanto amor me dio miedo, no me creí capaz, no tuve el valor y huí. Me prometí ya jamás permitirle tomar las riendas, su impaciente latir me hacía sentir al borde de la vida y empecé tener terror a los precipicios, a sentir vértigo, amar significaba dejarse caer, no estaba dispuesto a arriesgarme y el amor es para los atrevidos.
Te pido disculpas finalmente. Imagino que ya ni debes pensar en mí y tu vida feliz seguramente será. Pero como te conté, yo nunca más volví a amar. Mi corazón escucho mis palabras amenazantes y jamás volvió a obrar por si mismo, ni yo le permití rebelarse. No era justo atar tu corazón al mío, solo lo hubiera llenado de miedos y oscuridad y el tuyo merecía luz, como la que tenías cuando sonreías.
El arrepentimiento de haber huido, todos los días me recuerda que nada se lamenta tanto como lo que no fue y pudo haber sido.
Te recuerda siempre.
Esteban."

Cerró el sobre, donde las palabras quedaron un poco desdibujadas por el pequeño mar que provocaron sus lágrimas humedecidas.
Lloro días y noches. Lloro 15 años en una semana. Lloro hasta sentirse el más solitario de los desiertos. Y cuando al fin paro, sintió por primera vez que su corazón empezaba a latir con fuerza, saliendo de su letargo como si todo en ella bailara de nuevo, al compás de cada tic-tac, anunciando un nuevo comienzo.
Había tardado años en cerrar esa herida y ahora gracias a unas disculpas y una explicación que tarde pero segura había llegado a su puerta, al fin volvía a vivir pero ahora logrando escuchar de nuevo a su corazón.

domingo, 9 de agosto de 2009

En letras chicas



Voy a dejar la ventana abierta por un rato para que junto con tu olor se vayan todos los recuerdos que rebeldes se quedaron en mi casa, a pesar de haber creído que te llevabas todo al escaparte.
Inversamente girare todas las llaves que aseguran mi puerta, para que no haya cerradura que puedas tomar desprevenida si algún día, caprichoso, decidís volver.
Porque se quiere tanto con tan poco es uno de los misterios que mi escasa sabiduría no logra descubrir y porque si tan corto fue el tiempo compartido, el tiempo de olvidar parece multiplicarse en cien veces su cantidad. Eso también resulta difícil de entender desde la lógica.
Cuando uno abre y entrega su corazón, debería tener presente que en algún lugar más invisible que notable, como las letras chicas de un contrato, te avisan que puede que al ser devuelto, venga dañado y que no existe oficina de reclamos una vez recibido a cambio de nada.
Parece entonces que solo queda, si así sucediera, buscar un delantal y actuar de enfermero del propio corazón, intentando con gasas y alcohol, ir sanándolo con paciencia.
Puede que tarde días, meses y hasta años según la intensidad de lo vivido y lo extrañado y también de la intención de evitar quedar estancado en lo que ya es parte del pasado.
El mejor remedio a todo mal es, cueste lo que cueste y a pesar de todo, continuar.

El alma de las cosas




Enciendo un cigarrillo y las fotos en la pared parecen repetir a coro que lo apague, que se cansaron de oírme mil veces asegurar que lo dejaría.
Y cuando digo tu nombre pasa lo mismo, idéntica cara parecen poner.
Cambian sus gestos en reiteradas ocasiones y eso que ni el alcohol ni las drogas son hábitos para mi. Te aclaro esto porque podrías estar pensando que a eso se debe que las fotos parezcan hablarme.
Te conozco bien, apostaría todo a que estas mandando un mensaje a tu psicólogo hablándole de mi caso, preocupada y hasta nombrando la palabra esquizofrenia en tus preguntas y me río de solo imaginarte haciéndolo.
Pero te aseguro, mis fotos opinan.
En este momento son pocas las que habitan en mi pared. Tengo a mis abuelas que miran sonrientes como diciendo “viví! El tiempo pasa y la vida es corta”. También hay una del día en que mis padres dieron el si a empezar una vida juntos llena de desafíos, tormentas y amor también, y otra de una de mis hermanas donde su sonrisa parece indicarme que me divierta más, pasara lo que pasare y algunas de mi, niña, donde a veces logro perderme mientras fijo las observo y me hallo más que nunca, me reencuentro.
Te digo que opinan y lo sostengo.
Se enojan cuando me ven repetir tantas veces mismos errores, mirándome desafiantes intentando hacerme entender cosas que todavía no comprendo al parecer.
Considera que vivo sola y a veces es justamente en la soledad del silencio donde uno logra detenerse en los detalles y encontrar los mensajes más impensados en ellos.
O tal vez tengas razón y solo lo imagino, como saberlo? Por el momento prefiero creer que es cierto y elijo seguir intentando descifrar lo que tengan para decirme.
Después de todo que importa la veracidad de las cosas desde la lógica del pensamiento, si pareciera que todo es subjetivo dependiendo de quien lo perciba y como pueda interpretarlo.
Ya mandaste el mensaje a tu psicólogo preocupada por mi salud mental? No lo mandes, estoy mejor que nunca, logrando conectarme con el alma de las cosas.

sábado, 8 de agosto de 2009

El sapo



Podrán creer que estoy loco, y si así fuera, seguramente lo merezco. Lo que les voy a contar sigue apareciendo rodeado de signos de pregunta en mis recuerdos, ya que hay cosas que aunque vividas uno no deja de cuestionar si es que así sucedieron o fueron producto de la imaginación.
Iba yo cantando distraído por un camino del verde más brillante que alguna vez conocí, los árboles me rodeaban y no parecía haber ningún humano con quien hablar. De pronto al sentir un croar insistente que me seguía y seguía en saltos impacientes decidí mirar hacia abajo y ahí estaba, como pueden imaginarse, un sapo mirándome atento, como reprochándome haber tardado tanto en darme cuenta de su presencia.
Después de saltar cientos de veces sobre mis zapatos, me anime, a pesar de sentirme el más insólito de los seres a preguntarle que necesitaba, porque me perseguía.
Me hablo de un chico y un patio que lo esperaban, me dijo que una chica de amplia sonrisa y que según decían, siempre andaba cantando, de esa manera la describieron cuando le explicaron quien vendría a buscarlo, así lo haría. De hecho le contaron que el nombre con que sería bautizado en su nueva vida simplemente seria: sapo.
Según parece ese ser lo andaba necesitando y le había pedida a ella que lo buscara y le cumpliera el sueño de tener un verde saltarín en su lugar de plantas y aire fresco, donde tantos ratos pasaba, para acompañarlo ya que odiaba la soledad. Pero según me dijo, un pajarito le contó que las cosas habían cambiado y la chica ya no vendría para llevarlo. El sapo se puso muy triste, no solo ante la noción de que ya no iría a ese lugar con el que tanto soñó desde que supo de su posible mudanza, sino que además el motivo por el que ese sueño se había esfumado, era que esos chicos ya no estaban juntos, según le dijeron se querían y mucho, pero no lograban entenderse, uno por miedo echaba al otro haciéndole sentir que no podían compartir sus días, aunque esa era otra más de sus mentiras sobre todo hacia el mismo, por causa de sus temores y la seguridad que parecía proporcionarle la soledad, que a pesar de odiar tanto, le permitía en algún punto sentir mayor control sobre su propia vida, sentirse más a salvo en lo conocido. Según le contaron, agrego el sapo, los humanos solían manejarse así, alejando lo bueno, creando situaciones malas para provocar distancias, sin animarse a enfrentar los miedos, tomando al orgullo como bandera y a la soledad como lugar seguro.
Y finalizo: “si así es su mundo, prefiero seguir cantando entre verdes árboles, la naturaleza no actúa de manera tan tonta como ellos, los seres humanos, que no escuchan a su corazón y viven buscando la paz, a través de las guerras.”

miércoles, 5 de agosto de 2009

Ironía extrema



La certidumbre de la muerte lo aterraba. Miles de imágenes se presentaban ante cada parpadeo, mostrando las infinitas maneras posibles de abandonar este mundo.
Todo imagino, todo menos la forma en que realmente sucedería.
Murió de risa anunciaban sus amigos desconcertados. El, que tantas veces había llorado sus preciadas penas, que muchas otras se enojaba ante realidades no comprendidas por su caprichosa mente, incapaz de aceptar al mundo tal y como era. El, que tantas otras se quejaba ante resultados diferentes a lo esperado. El, que pocas veces mostraba sus preocupados dientes por miedo al destino.
Este hombre precavido y vacilante, asombrosamente murió de risa.
Y como en toda historia con final abierto, queda en cada uno imaginar el motivo de tan punzante carcajada, para dejar así el mundo que le había costado tanto.

Cosas que pasan




Te propongo el juego de las miradas que se hacen las que no ven ni son vistas.
Este subte me invita a jugarlo y yo te elijo a vos, ese ser del que solo se esta sentado frente a mi y me mira cada vez que bajo los ojos al advertirlo y cuando vos bajas los tuyos ahí recién me animo a mirarte.
Hay encuentros que de tan efímeros se vuelven infinitos en la memoria por su intensidad. Posiblemente nunca me entere tu nombre ni tu color preferido.Posiblemente tampoco te animes a preguntarme los míos. Ni siquiera se si tendría el coraje de contestarte aun si lo hicieras.
Me entusiasma tanto este juego que me llena de nervios y así entre estación y estación, una tras otra, seguimos jugando, miedosos de que llegue la que nos aclama y debamos abandonarlo, sabiendo que solo un mágico destino podría volver a cruzarnos en tan enorme y apurada ciudad como es Buenos Aires, que llena de amor instantáneo y sueños frustrados a eternos enamorados de las fantasías como parecemos serlo nosotros dos al mirarnos así en este vagón que nos espía, apasionados.
El cartel anuncia Palermo y me paro mientras tu sonrisa parece contarme que tus esperanzas dicen que volveremos a vernos.
Prometo, si la oportunidad así lo dispone, contarte mi nombre mientras te miro.
Hasta ese día en que la vida lo decida, mágico desconocido.

martes, 4 de agosto de 2009

Juntos, nada más


Me pareció que hacía un montón de miradas que no lo veía.
Eterno habitante de mis días se había vuelto, inconstante en sus actos pero puro en sus intentos. De mis sueños prisionero se sintió sin aire y salio a dar una vuelta por el barrio, temblando del frío que hacía en mi mente y por ser invierno y del miedo que lo cubría por completo.
Cuando volvió de su pequeño escape que pareció durar la vida entera de extrañarlo tanto, lo vi distinto, contento y distendido, como si todas las preguntas que peleaban por ganar el protagonismo de sus pensamientos, hubieran encontrado una respuesta que mi nombre contuviera en el centro de una oración por demás alentadora y colorida.
No pude más que abrir los brazos y recibirlo al regresar, no servía de nada evitarnos las ganas de compartir minutos que convertidos en horas nos regalarían los días más amigables y sorpresivos. Que vendría después nadie podía saberlo, pero le propuse el juego de dejarle a las fotos el pasado, darle otra oportunidad al presente, generoso regalo de la vida y un par de verdes esperanzas al futuro que no asegura pero sonríe e invita a esperarlo.
Juntos esta vez. Juntos a pesar de todo y por eso. Juntos, nada más.

Carta a una nena perdida


Pequeña:


Se que estas asustada, en tu ingenua seguridad infantil creíste conocer el camino de regreso a la carpa en que te esperaba tu familia y ahora con los ojos bien abiertos llenos de lágrimas al no encontrarla, esa playa se vuelve gigante a tu perspectiva y te sentís por siempre abandonada, perdida.
Ninguna cara conocida parece acudir a tu rescate y el miedo se apodera cada vez más de tu alma, volviendo a tu corazón un maremoto de latidos.
Las personas que advierten tu desesperación se acercan solidarias, llenas de intenciones buenas pero eso no te tranquiliza y los empezas a ver cada vez más borrosos, como si su tamaño se ensanchara a medida que las palabras aumentan.
Te preguntan mil veces el número de carpa y solo lloras mientras repetís tu nombre atolondrada, que se va perdiendo entre los aplausos que funcionan como alarma.
Te veo y me conmueve profundamente sentir como la desesperanza por completo te va ganando la batalla y los pensamientos que gobiernan tu mente parecen repetir que este podría ser el fin, que por siempre sola deberás quedarte.
Me duele que estés pasando por esto, ya que conozco bien el desenlace de esta historia.
Ya sin esperanzas verás aparecer a tu papa y en una emoción conjunta, con unos ojos en los otros como si fueran un solo par, la paz volverá a tu alma y el aire fluirá nuevamente ya sabiéndote salvada.
Debo decirte pequeñita que esta situación marcara en gran parte tu vida, la angustia por un inminente abandono como reiterada posibilidad persistirá por largo tiempo e influirá en tu manera de ver el mundo y transitar las relaciones. Posiblemente tomes el habito de escaparte antes de ser abandonada y tal vez el miedo reiteradas veces te paralice creyendo que hay que protegerse para evitar sufrimientos, pero cuidado con eso ya que deberás entenderlo a tiempo e intentar mejorarlo; no es aislándote que impedirás el dolor sino viviendo, ya que atravesar los miedos es la única manera de superarlos.
Por eso niña, cuando alguna vez vuelvas a sentirte tan perdida como en esa playa, recorda antes que nada tranquilizar a tu alma y confiar en que el camino siempre te dará señales para encontrar el rumbo de vuelta o una dirección distinta que tal vez no imaginabas.
Confiar será la clave y desde ahí encontraras la calma.


Con amor, tu yo años más tarde.

"De Minnesota a Almagro"


“Los motivos del corazón no siempre son comprendidos por la razón” o algo similar anunciaba la pared en que se encontro perdida su mirada soñadora mientras pensaba en la disyuntiva en que se hallaba.
La vida con una sonrisa y un beso de aeropuerto lleno de amor pero sin palabras, le habían cambiado en un segundo el esquema de tantos años de cómodos planes.
Unas manos le hacían conocer al fin la música y unos ojos de los que sabía, ya jamás podría volver le regalaban en imágenes la definición de lo que realmente era vivir.
Vio llena de emoción la luminosa expresión de su cara en un espejo y repleto de miedo sintió el corazón.
Pero para que engañarlos, no hace falta que cuente el final de esta historia, ya que ella desde el principio sintió viajar su alma a Almagro desde Minnesota y supo en un instante que fuera lo que fuera que su cuerpo decidiera, su corazón ya nunca se iría de al lado de tanta música.
Almagro ahora y por siempre sería su lugar en el universo.


Para Juanita, que siguiendo al conocido refrán, encontró al amor donde menos lo esperaba.

viernes, 31 de julio de 2009

Vértigo



La proximidad puede producir vértigo.
Algo nos llama, nos atrae, se ve mágico y brillante y por un rato nuestro corazón late contento.
Pero empezamos a sentir miedos y más de ellos cuanto más cerca y en eso logramos estar.
Más próximos, más preguntas y con ellas nuestra piel parece empezar a desprenderse de a poco y comenzamos a sentirnos cada vez más expuestos.
Más próximos, más vértigo, terror de caernos, de no levantarnos ya jamás de nuevo, miedos irreales y terrenos.
Miedo, miedo, miedo y más de ellos.
Y creemos que al crear un caparazón nos protegemos, dejando a veces ir, lejos de nuestros sueños a otro corazón aparentemente dispuesto.
Y si la proximidad da tanto miedo, si provoca vértigo, porque en vez de escapar asustados, esta vez no lo intentamos y descubrimos al fin que pasaría si confiados a pesar de un posible golpe o a cambio de mil cosas buenas, cambiamos de impulso y abrimos los brazos, cerramos los ojos, por un momento confiamos y sin pensarlo, nos dejamos caer de una buena vez.
En última instancia algo saldrá del dolor que pueda provocar el golpe, pero nosotros ya no seremos los mismos.
Todo es aprendizaje y si saliera mal, a seguir andando.

Un mismo momento desde ojos distintos


“Me acuerdo bien… mis escasas ganas de salir ese día… y mi amiga que insistía e insistía.
Mis razones fueron débiles ante esto y ella junto con la vida, parecieron convencerme y así fue que termine yendo a su encuentro y entre risas y más risas la noche fue transcurriendo.
De pronto me vi sola dando vueltas, alejada de nuestra mesa un rato, en busca no se de quien, siempre buscando… y volví un poco enojada, nada parecía salir del todo bien nunca, pero a pesar de eso mi humor siempre acudiendo en mi rescate, me hizo decir el más insólito de los comentarios, que podría haber sonado hasta patético, pero parece que la sonrisa y cierta ingenuidad cambia el color y el tono de las verdades que suelen resultar más feas que otra cosa, las que en general ni siquiera son ciertas pero tanto las creemos, que llegan a sonar reales.
De pronto me percate que ya no éramos solo dos en esa mesa, habían llegados un amigo y otro más. Al ver su mirada receptiva y esa sonrisa amigable, me sentí feliz de tenerlo cerca, frente a mi como dándome la bienvenida a su vida. Así me percibí bien recibida, llena de luz y alegría.
Mi corazón no querría ya seguir buscando en otro lado. Mi búsqueda del tesoro, ese juego en que participaba desde siempre, parecía haberme dado ahora, una pista mejor, un regalo sorpresa, un ser de cara extraña, ojos soñadores y ensimismados que ahora atentos parecían observarme.”

“La vi. sentarse mientras hablaba y hablaba, quejándose de su aparente mala suerte, creo recordar refiriéndose al amor, pero nada de eso era dicho con oscuridad, era una queja iluminada, hasta cómica resultaba en su torpeza, alegre, fresca como el rocío e inocente como una mariposa.
Me lleno de sonrisas la mirada, desde el primer momento fijo la suya en la mía y el dialogo fue fácil, como un río que sabe bien hacia donde queda su mar.Me sentí cómodo y conmovido con tan poco.
La sentí contenta y entusiasmada de tenerme de espectador de su sonrisa, aunque también note, venía acompañada de un gran miedo.
Me divertía y eso que no me divierto fácil, la gente suele resultarme aburrida, pero ella me hizo reír y sonreír incontables veces ese día, una especie de hipnosis acudió a mis ojos y mi cara se convirtió en eterna sonrisa.”

“Lo que tuve que insistirle para salir ese día, ella repetía lo cansada que estaba, la falta de ganas y demás cosas que se dicen en esos casos, pero yo, enérgica como siempre no pare de llamarla y explicarle que la estaba esperando y finalmente supe que lo logre cuando por la puerta de ese bar, la vi entrar colorida como siempre. Que linda estaba mi amiguita y lo que más rabia me da a veces es que no se reconozca del todo en nada, me gustaría que se quisiera más, que se valorara. Me puse contenta de saberla ahí conmigo. De pronto mientras se fue a dar vueltas por ahí, en busca de no recuerdo quien, a nuestra mesa llegaron unos amigos.
Cuando al fin volvió, mientras hablaba sin parar como siempre, quejándose aunque con sonrisas bien no se de que, algo sobre los hombres y su suerte eso seguro, a pesar de su aparente enojo, como dije… sonreía.
Me di cuenta rápidamente, no pararon de mirarse de manera fija y sostenida desde el primer instante en que se tuvieron de frente, como tampoco dejo ella de repetirme perpleja lo tanto que le iba gustando ese ser que confieso, a mi también me gustaba cada vez más para ella y si, la quiero y deseo su felicidad, la entiendo tanto a veces, su búsqueda, tanto amor para dar aguardando en si misma, y ese ser tan próximo sentado de pronto ante mis ojos, fue luminoso receptor de dicho sentimiento latente.
Ni ellos se imaginaban la manera en que se miraban, yo se, hoy después de tanto vivido y perdido también, que entre ellos desde el comienzo una especie de amor existió.
Seré terca, y si que lo soy, pero a mi nadie me lo contó, no estoy hablando de una de esas películas que te hacen llorar… hablo de la vida, lo tangible, de dos seres que aunque por corto tiempo pudieron encontrarse, de una noche iluminada por disparos de miradas que cómplices compartieron tan mágica coincidencia.
Ahora solo eso hay, un fin y una chica con lágrimas en los ojos, pero en mi caso y espero, también en el suyo, creo que la magia siempre vuelve, seguro donde menos la busque, posiblemente otros ojos la encarnen, algo me dice y me convence que si no fue antes, solo se trata de un no por ahora, un no todavía.”

Cielo


Como se convence al cielo de que no es azul sino transparente.
Como se le explica que la luna por si sola no resplandece y necesita la eterna y sutil compañía del sol para poder mostrarse.
Como se le cuenta que los aviones que lo atraviesan no tienen alma a pesar de sus alas y los pájaros que lo navegan nunca dejan de buscar su lugar en este universo que resulta tan complejo como hermoso.
Como hacerle entender que los ángeles desde ahí cuidadosos nos observan y en su blanca danza, felices festejan la vida.
Como se lo convence de que las estrellas mantienen su luz casi eternas aunque siglos haga de su muerte.
Como se le explica que las nubes al probarlas saben a dulce algodón de azúcar.
Como se le miente si unos ojos llenos de lágrimas al mirarlo aclaman respuestas a tanto dolor y quien puede describirle la felicidad de una sonrisa que hacia arriba eleva una mirada agradecida.
Como se convence a este cielo de que a pesar de ser transparente todos los colores lo habitan y lo convierten en la más perfecta de las obras logradas.

miércoles, 29 de julio de 2009

Ansiedad


Cientos de cosas comí y sigo teniendo hambre….
Creo, según dijo mi vecina, se trata de ansiedad… otra que escuchaba haciéndose la distraída opino que era angustia y un pajarito al que no se todavía como, pero logre interpretar opino que era señal de mi imposibilidad de aceptar las cosas como son y continuar.
Dolió muy hondo la opinión del alado, molesto por cierta y conocida. Se sintió en el corazón y más abajo, ahí donde una piedra parece estar habitando este estado de extrañarte.
Como somos los caprichosos humanos, que aun sabiendo que a veces es mejor perder algo, que al irse, a cambio de desilusión nos trae libertad y quita miedos que no son nuestros, sino ajenos, y aun sabiendo que a veces los finales son nuevos comienzos, nos aferramos a esa ilusión, creyendo que porque nuestro caprichoso corazón y empeñado cerebro así lo cree, lo que decidimos es para nosotros, indefectiblemente lo es y al parecer, nada puede superar esa certeza.
Como son nuestros ojos que se cierran ante demás posibilidades, quitándonos capacidad de elegir pudiendo entender que es lo que necesitamos, más que lo que queremos, que en general no es lo que mejor nos hace.
Igualmente todo es aprendizaje, todo nos acerca a ser mejores y encontrarnos un poco más al cerrar los ojos y vernos por dentro y porque no, también al mirarnos en el espejo, conocernos más sinceros, al ver una sonrisa triste tal vez, pero también, más distendida. Saber que haberlo intentado no es algo menor.
"Entonces adelante, que el camino solo puede hacerse andando", dijo el alado sacándome de mi ensimismamiento. Y agrego, el próximo paso, aunque cueste, habrá que darlo. Uno y otro, uno tras otro y así, mientras cantamos. Cantar mientras caminamos sana el alma. Comerse un chocolate también. Sonreír y agradecer por haber vivido lo que tuvo que irse.
En definitiva, no es el mayor de los milagros haber sido parte, lo que haya durado, de algo que por un momento nos hizo sentir mágicos?

La vida


Me dijiste “hola” mientras alegre movías las manos, al menos eso parecía al verte sonreír.
Ahí fue que al abrir los ojos entendí que eras parte de un sueño, solo eso, un proceso de mi nocturna imaginación.
Saberte irreal, perteneciente al mundo del “quien sabe que hubiera sido” me lleno de tristeza y con ella a cuestas salí a caminar.
Un pie y el otro se acompañaron en el andar y no abandonaron ni uno de mis intentos por seguir adelante.
Mis ojos quisieron convencerme de la belleza de las cosas simples que abunda hasta, en apariencia, en el más insulso de los paisajes y mi boca comenzó a entonar una canción que mi mente no conocía y mi corazón parecía recordar.
Todo habitante en mi se unió para no dejarme caer ante mi dolor.
El mensaje que traían era el de no seguir sujeto a la existencia de algo más allá de la vida por si misma.Y la vida estaba ahí, en y frente a mi, generosa, firme sosteniéndome y si así era, sus motivos tendría y eso era todo cuanto había que recordar.
Mi mano entonces tomo su mano imaginaria y entregada se dejo sostener.
Una voz muy amorosa de pronto me dijo “confías en mi?” y mi impulso disparo un “si” lleno de asombrosa luz y esa voz me respondió “entonces respira y seguí andando, lucha por lo que soñas, permitite ser, sonreí cada mañana y cada vez que puedas, es remedio del alma. Canta al caminar y siempre que tu voz así lo quiera. Yo haré lo demás. Solo respira”.

domingo, 26 de julio de 2009

Continuar


Terminan los días, cambian las estaciones, el verde de las hojas acaba en amarillo y todo vuelve a iluminarse recobrando la fuerza que parece perderse cuando de pronto y sin aviso nace el frío.
Un motivo late escondido en todo acontecer y no siempre se muestra accesible a nuestros sentidos que buscan impacientes las respuestas esperadas.
El apego juega malas pasadas y sentimos retroceder en este constante aprendizaje, creyéndonos inútiles en el juego de mil vidas que se resumen en una sola y nos hace percibir tan difícil esta competencia, donde no hay más contrincantes que nuestra propia sombra, que provoca en el espejo una imagen desconocida.
Pero un día, al abrir los ojos, encontramos sorpresivos que en la ventana un sol seguro de si mismo siguió saliendo cada mañana, aunque hubiéramos jurado haber vivido siglos en un sin fin de cielos pintados de intenso gris.
Y reimos una vez más.
La magia ya no depende de acontencimientos externos desde ese minuto.
Ya no.

martes, 21 de julio de 2009

Repetición


La comodidad de lo conocido, aunque nos aleje de la felicidad, la repetición una y otra vez de lo que nos permite "saber quienes somos", una mentira que nos aleja haciéndonos creer que estamos a salvo, sentirnos cómodos en el familiar lugar de nuestra poderosa soledad que actúa como espada defendiéndonos de todos los peligros.
Un amigo muy triste me dijo "vivimos en una ceguera que no tiene perdón" y me parece una genial definición de nuestro andar por esta vida.

lunes, 20 de julio de 2009

Coincidencias


Fotos instantáneas de un viaje sin pasajes.Te encontré sonriendo, soñabas despierto.
Creyendo en los milagros devolví sonrisas, miles de ellas volaron hacia tus ojos, rebeldes de mis defensas.
Mi luz se emano ansiosa, impaciente de amar, aun sin conocer de donde venías, como te hacías llamar, cual era tu destino, preguntas que no me anime a formular.
Al ver el cartel que anunciaba mi llegada, no pude más que bajar, abandonando ese tren y a ese ser que sabía, por siempre amaría.

Sincronía


Sincronía.
No son nuestros pasos quienes van “hacia”, es el lugar que los espera quien los guía.
En el reloj las agujas giran impacientes aguardando la hora exacta en que nacen los encuentros.
El tiempo pasa lento para los que esperan, dicen por ahí y los pasos comienzan a buscar ansiosos ante el desengaño de haber ya equivocado el rumbo, un lugar al que pertenecer.
El sol que desde arriba observa desencuentros de humanos que se esquivan, inmersos de miedo que por cobardía les impide fluir en cosas buenas, insiste en disparar mas rayos que de costumbre, con intención de aclarar ideas, abrir corazones e iluminar miradas que apagadas aguardaban por milagros.

De memoria



Se reconocieron de memoria a memoria. Los años de no saberse cerca no impidieron un reencuentro que en algún lugar esperaba insomne.
No hicieron falta las palabras, ya no buscaban el porque de un pasado que cobarde permitió que huyeran de lo amado.
No pidieron explicaciones mutuas, solo les importaba ese instante, el presente que la vida les estaba regalando, el tenerse otra vez en el centro de sus pupilas que palpitaban impacientes de verse enteros nuevamente y en sus manos que entrelazadas se encontraron se podía advertir otra historia por venir.
Ya no podían escapar, a un amor que desde siempre, esperando ilusionado, les pertenecía.

lunes, 29 de junio de 2009

En primera persona


Es tu alma la que me llama. Lo digo en primera persona, lo digo en serio y ahora.
Cuando te veo quieto, casi como si de piedra fueran tus huesos, tal vez sonreís y de pronto lo inmóvil se vuelve vívido y brillante, veo tus extremos y te entiendo, imperfecto, como también lo soy.
Es la manera en que sin decir nada, todo decís, que me llama a seguir confiando y volver por más intentos.
Son esos ojos que me piden paciencia y les creo.
Y es así que cierro la puerta, pero esta vez desde adentro, incluida y me quedo.

miércoles, 24 de junio de 2009

Maca


Les voy a hablar de un ser.
Para imaginarlo deberían pensar en el principito hecho mujer.
Parece venir de un planeta donde más que nada a amar se enseña.
Amplia tiene la sonrisa, se abre de par en par, invitándote a soñar.
Se ilumina y lo refleja.
Tuvo miedos y los tiene y a pesar o en su agradecimiento, sale de ellos bien valiente.
Es un ser por demás sensible, se pone en tus zapatos y comprende.
Tiene el don de ayudar y estar ahí acompañando tu pesar.
La vida nos puso en frente y solo con mirarnos entendimos, ya por siempre amigas seríamos.
TU LUZ ILUMINA FUERTE.

Si la magia se pierde


La magia ocurre.
El viento trae cartas nunca enviadas.
Los sueños cuentan mensajes al alma.
Los grillos cantan queriendo cambiar la noche, al ver que para algunos resulta demasiado oscura y las luciérnagas colaboran en su tarea iluminando el breve espacio que ocupan.
La magia ocurre y con tan solo un lápiz podemos pintar una vida y con pocos colores cambiarle todo el sentido.
Los árboles cambian con las estaciones y el sol sale cada mañana aunque a veces no lo parezca, resultando que el cielo es tan gris que solo nubla de soledad a quien lo enfrenta.
Y de pronto sentimos que la magia se encuentra perdida en paraísos inalcanzables ya por nuestra frágil humanidad.
Cerramos los ojos deseando dormirnos por el tiempo que sirva para que al despertar la magia decida regresar.
La magia ocurre y a veces se pierde, pero si logramos respirar y esperar que pasen esas nubes negras, la magia siempre puede volver, porque si alguna vez sucedió, seguramente por ahí cerca haya un mago, un hada, varitas milagrosas, estrellas encantadas.
Y si es muy fuerte nuestro deseo, la magia revive, estoy segura.

Mayo



Se sentó frente ella y sonrió.
Cambio de color su mirada, le lleno de sonrisas el alma.
Compartieron canciones, peleas y juegos.
Soñaron despiertos.
Se quisieron desde el primer momento.
Y aún lo sigue queriendo.
No supieron esquivar a los miedos y las dudas opacaron el cielo.
Hoy escribe llena de angustia para pasar este tiempo que asusta.
Quien sabe, quizás la sorprenda la vida y en un pronto tiempo, se vuelva a encontrar abrazando a un ser que sonríe contento.

martes, 23 de junio de 2009

Cuando eramos felices


Cuando eramos felices los girasoles nos miraban pasar y seguían nuestro andar, ellos siguen al sol y así estábamos los dos, iluminados.
Cuando eramos dos niños, andábamos por las calles y todo parecía nuevo, sorpresa constante, eterno aprendizaje.
Cuando así nos sentíamos no había secreto que me diera miedo que descubrieras, tu capa imaginaria protegía mis pies de mojados pozos que dejaba la tormenta.
Cuando eramos uno más uno, la cuenta siempre daba perfecta y mis pasos combinaban con los tuyos en un sin fin de melodías superpuestas.
Cuando al mirarte me veía, sentía que eso era lo tan comentado por todos en libros, ese sentimiento del que todos hablaban y nada parecía yo conocer, pero en ese instante podía saberlo cerca.
Cuando eramos felices, me bastaba con tu sonrisa, la lluvia no podía opacar ya nada, no habían amenazas, solo certezas.
Cuando así te sentía, caminando conmigo a tu manera, yo me sentía ser distinta, casi como si me vivieras.
Cuando andábamos riendo por ese camino que nos daba la bienvenida a cada paso, nada dudaban mis ojos, todo creían mis orejas.
Ese entonces ya se va sintiendo lejos, como si se hubiera escrito en blanco y negro nuestra historia.
Cuando así lo fuimos, y si que lo fuimos, conocí la paz y me enamore de ella.

Desconocidos


Todo raro alrededor. No se si es sueño o no. El olor a sangre irrita mis poros.
El miedo gana y encierra, juega malas pasadas y nos sentimos perdedores antes de empezar el juego.
Dictamos un resultado con números rojos que inventa nuestra mente y nos sentimos morir en un segundo sin entender como hicimos para llegar ahí.
No sabemos si es cierto, pero lo estamos viviendo.
No entendemos como pero ahí nos encontramos y todo lo que nos rodea nos es indiferente y extraño, ni nuestro nombre parece resultarnos conocido.
Que triste es despertar de un sueño que nos hacía sonreír y ver la pared blanca que no dice nada.
Que aburrido resulta ese cuadro cuando lo vemos con otros ojos.
Que difícil es aceptar que no siempre las cosas resultan como esperábamos.
Que oscuro se ve el cielo cuando las estrellas dejan de iluminar.
Que difícil ilusionarse cuando todo parece romperse alrededor.
Que cansador este juego de azar que solo da premios a quien resiste todo, cuando tantos nos sentimos débiles ante el primer intento.
Que solo se siente uno cuando no puede decir a quien corresponde lo que sus latidos le están dictando.
La música me despierta y veo que era sueño o lo es esto, solo preguntas sin respuestas.
Un rompecabezas imposible de visualizar entero.
Un día gris y una calle que parece no tener esquinas.
Un tren que pasa y no para.
Una mano que no se anima a saludar por miedo a que el adiós sea eterno, como lo son todas las despedidas cuando duelen.

lunes, 22 de junio de 2009

Almas que se entienden



A veces pasa, pensas q esta todo perdido, pero no…
Debes en cuando podes sentirte habitado por monstruos, que no conoces como, ni de donde vienen, y menos que hacer para q se vayan, y provocan angustia que te toma por completo y aniquila.
Se que me entendes perfectamente, se trata de una angustia tan familiar para vos que hasta eso duele, una presencia dentro que se apodera del alma y parece matar todo lo bueno posible.
Sabes de que hablo, un negro que sale de vos y tiñe todo haciéndolo parecer insalvable y mentiroso, pareciendo convencerte de que nada triunfa de la mano del amor, que siempre se queda uno solo, todo negro, todo miedo, todo ahogo y se dispara un viaje q parece no tener paradas ni fin.
Y tiñe todo si, coloreándolo de horrible, y sobre todo eso, mentiroso,
y al final del día, cuando todo lloraste y llega ese mensaje, si es que llega, respiras aliviado de nuevo y te das cuenta que no era tan así, tan insalvable, q capaz ese alguien se anima a ver que hay detrás de esa actitud tan mala que parece intentar alejar todo el tiempo al que decimos querer.
Pero no siempre llega ese mensaje “salvador” y es ahí cuando uno debería recordar que se es el eje del propio mundo y no depender, porque la realidad es que nadie puede darnos entidad, solo uno tiene ese poder en sus manos, pero la angustia te convence de ser vacío puro y se siente horrible, tanto y tanto.
Y tus amigos, que quieren verte salir de eso, repiten lo q vales pero estando encerrado en tu propio negro y lleno de el, se hace difícil ver.
Feo, entiendo, vos lo sabes, estuviste ahí o estuvo en vos.
En fin, parece que es difícil aceptar las cosas buenas y de pronto no entendemos que estamos haciendo tratando de alejarlas a cada rato, porque encima, son tantas y tantas las buenas que suceden, pero a veces algunas logran brillar más, destacándose misteriosamente, siendo las que más miedo dan, que paradoja, amiga mía, no?
Cuesta esto del fluir, perder el control da terror, que conclusión mas errada, si es eso lo que deberíamos ceder para atravesar esta experiencia que significa vivir, de la mejor manera.
No se si lo sabré algún día y me niego a perder esta oportunidad de vida en la cual podría ser feliz si tan solo ME LO PERMITIERA.
El problema esta en todo el tiempo querer poner nombre a las cosas, es ahí cuando más parecen alejarse, y justamente las que más nos llegan, no necesitan ser bautizadas, solo su impacto es lo que vale, brillan por su presencia y a veces también por su ausencia, pero siempre dejan algo en nosotros.
No se es víctima de nada, solo si, de sí mismo y la posibilidad esta en empezar por cambiar la frase e intentar decir "pareciera que POR EL MOMENTO no puedo aceptar las cosas buenas..." para darle lugar al cambio, y no matar las posibilidades diciendo NUNCA pasara, SIEMPRE será así.
Todos tenemos un poco de todo, luces y sombras.
Algunos estamos acostumbrados a vivir todo de manera tan intensa, muy VIVIDA, que seguramente las cosas afectan más, es el precio que se paga amiga mía, por ser tan sensibles, mirar a los ojos y leer el alma

La chiquita con botas de goma



Ella quería que lloviera, simplemente para ver el arco iris.

domingo, 21 de junio de 2009

Paradoja


El amor y los defectos suelen componer una misma canción, que a pesar de no ser siempre la mejor entonada, si provoca una sonrisa llena de quejas al que nos encanta, nos habla de posibilidades en este inmenso azar que es la vida.
Difícil y adorable.

Mi planeta preferido



En mi universo sos un planeta en que me gusta pasear.
Sin ser invitada a veces me siento parte de tu luz.
No hacen falta más palabras que las que digo en este texto sin sentido.
Es una fuerza que me atrae y me pide que viva confiada de la vida que de manera sincera emana.
Y me levanto y vuelvo a vos, el planeta que en mi universo reluce más fuerte en este tiempo.

sábado, 20 de junio de 2009

En el sillón




Le encantaba estar en el sillón viendo una película abrazados, le encantaba demasiado estar sentados en el sillón viendo la película abrazados.
Le encantaba mirar y no poder ver nada, desconcentrada, solo podía sentir que le encantaba estar entre esos brazos.
Le encantaba estar en el sillón no viendo la película y si abrazados.
Le encantaba abrazados estar y solo eso, sin saber más nada, entre sus brazos.
Eso le encantaba.
Los detalles lo hacían todo perfecto a pesar de los vanos intentos por oscurecerlo.
Y aunque suene a repetición, yo lo se, le encantaba.
En ese instante todo, cada inspiración propia y ajena, tenía sentido.

martes, 16 de junio de 2009

Resultado de dos nombres



Tomar de la vida los presentes que tan generosamente nos da y descubrir que hay dentro al abrirlos valientes a pesar del riesgo.

viernes, 12 de junio de 2009

Mantener la sonrisa


Si no te olvidas de mantener esa sonrisa en la cara, es muy posible que ocurran pequeños milagros, esos dicen, son los más asombrosos.
Si logras ese gesto al menos un minuto al día y de tal manera provocas disimuladamente que otro responda igual, estarás así consiguiendo que uno más entre los tantos seres que habitan este universo, también sonría.
Si podes sonreírme y así hacerme recordar que estamos a salvo, que no hay tal peligro o que si lo hubiera ahí estarías conmigo, si tan solo pudieras concentrarte en la luz que de mi disparada sale directo a tu centro, si lograras sonreírme y ver en mi tu sonrisa reflejada, cuanto más iluminado sería el día, cuanto más calmo mi sueño por la noche.
Si tan solo entendieras que casi todo se consigue con tan poco y no pelearas convencido por tus monstruos que advierten oscuras tormentas, cuanto más claro el horizonte se nos revelaría prometiéndonos todo y mucho más todavía.
Si entendieras que solo eso necesito, si tan solo pudieras comprenderlo.

jueves, 11 de junio de 2009

La magia ocurre


La magia ocurre cuando permitimos que esa puerta que permanecía cerrada se abra ante lo inesperado, sin intentar defendernos con ese óxido de espada que ya no sirve sino para lastimarnos.
Ocurre la magia y en nuestros ojos se deja notar ante las caras amigas que sonríen comentando que nos perciben más contentos.
Dejamos que ocurra y entonces sucede que los hechos asombrosos comienzan a acontecer y volvemos a sentir la vida nadando en nuestras venas.
Y cuando eso pasa, lo expresamos de todas las maneras posibles y somos capaces hasta de quemarnos los dedos mientras derritiendo crayones, intentamos crear una especie de obra de arte que perpetúe lo que estamos sintiendo.
La magia viene y nos llena pidiéndonos que la tengamos en cuenta, ya que a pesar de abundar en este mundo su esencia, cuando nace el milagro de advertirla en nuestra piel, no podemos dejarla ir sin saber que paso por ahí, sino más bien beberla hasta la última gota y sonreír una vez más por haberlo sentido.

miércoles, 3 de junio de 2009

Sin caparazón


A veces me siento como un caracol sin caparazón, susceptible hasta del mismo aire.
Mis ansias de amarte vienen acompañadas del peor de los temores que provoca abrirse a lo incierto, pero con la certeza al mismo tiempo de que no existe posibilidad alguna de ser feliz sin tomar riesgos y ser en igual modo, en el peor de los casos, herido en el intento.
Y cuanto más lo pienso, más me resguardo dentro de mi frágil protección, aunque se que es débil mi pobre caparazón.
En esos momentos, mis movimientos se tornan lentos aunque apurarme intente, un ritmo apaciguado mueve mi andar, siendo guiado por algo más majestuoso y sutil como la vida y sus tiempos naturales.
Cuando me siento así acudo a la naturaleza que todo lo enseña, el verde de las plantas me habla de mantener siempre viva la esperanza y el amarillo del sol de no dejar nunca de sonreír fuera lo que fuera que suceda.
Siempre que esta sensación me atrapa, intento mantener alerta mis antenas y entender que mensajes estoy recibiendo de mis vivencias.
Advertirme como un caracol sin caparazón, concluyo en mis pensamientos, me hace más humana todavía y en ser conciente de la posibilidad de ser de mis ilusiones arrojada al más oscuro vacío, consiste la búsqueda del más importante fin, el logro de amar.

Minutos


Recordaba esa playa donde paso su infancia, tantos primeros besos presencio ese lugar, tantos adioses, tantos rezos, eternos amores y destiempos.
Un mar que lo observaba todo, sabiendo que un día, eso sería nada y sin embargo, al ir y venir en cada ola, repetía en esa orilla, cuan eterno es el tiempo aunque termine, si concientes somos del momento, y atesorando cada minuto vivido nos damos cuenta que tanto el llorar como el haber reído, hacen de nuestra vida, una eterna bienvenida.

El vino de la vida


El vino de la vida, un inesperado día, esos en que uno distraído fluctúa en lo rutinario, sin imaginar lo que esta por suceder y de pronto algo se manifiesta llenándonos de asombro.
Vino de la luz y lleno el aire de esperanza.
Vino y todo cambio, la casa lleno de flores y de mariposas mi alma.
Y todo fue risa, todo confianza.
El vino de la vida y tomo mi presente entero de un trago y ya no hubo mas peros, ni por el futuro miedo.
Vino para quedarse y calmo la angustia de noches desoladas y al tomar mi mano mis ojos en sus ojos bailaron.

Perder el alma


Cuando alguien pierde la razón lo llaman loco y si pierde el alma desalmado, pero puede uno acaso perder el alma?
Puede ocurrir un día como cualquier otro, que de pronto preguntemos como tantas otras veces al alma que camino tomar o cual es la respuesta adecuada para dar y que nos encontremos con la sorpresiva realidad de que esta ya no esta donde se encontraba, ese lugar al que ni siquiera podemos nombrar porque tampoco conocemos.Y
posiblemente ante esta situación uno se sienta desorientado y no sepa como seguir ya sin ella.
A quien acudir ahora por cada cosa a vivir?Pero es ahí, justamente, cuando empezamos a entender que no fue al alma, mientras la tuvimos, a quien consultábamos nada de eso, que más bien la mantuvimos siempre escondida y olvidada sin darle posibilidad de emitir opinión.
Y ante esta revelación nos desesperamos más que antes al entender que seguramente habrá sucedido que esta, ya cansada de vanos intentos por ser escuchada, se termino escapando en busca de otros lugares donde habitar en que seguramente, supuso, sería más cuidada y reconocida.
Uno se detiene en la vereda, la misma donde todo comenzó, donde intento preguntar algo a su alma y esta ya no pudo responder, porque ya no estaba.
Entonces en ese momento solo queda sentarse, respirar y confiar en que ella podrá entender que al fin la tenemos presente y sin ella nos es imposible sentir de manera sincera y así, regresar a abrigarnos el corazón.

jueves, 28 de mayo de 2009

Permiso



Cuando dejamos ir a lo que veníamos siendo, eso que nos mantuvo tan condicionados, es cuando lo que creíamos imposible finalmente sucede.
Un día nos despertamos y el sol parece iluminar mucho más fuerte a través de nuestra ventana, la sonrisa existe independiente de realidades que nos determinen y los pasos caminan solos hacia destinos nunca imaginados.
El milagro de estar vivos se expresa en la más alta voz, provocando un eco que contagia de alegría a nuestro entorno y sentimos que desde todos los rincones aparecen retos nuevos y sorpresas llenas de asombro.
Cuando soltamos al que veníamos siendo, permitimos al que se hallaba escondido por orden nada más que nuestra, que se exprese libremente y pueda ser.
Cuando actuamos de esa manera todos los poros de la tierra que nos sostiene, se abren, entregándonos su magia y secretos y nos convence de que todo cuanto necesitamos se encuentra a nuestro alcance, cuando así lo deseemos.
Cuando le damos la oportunidad a nuestra parte, que por miedo a no ser bienvenida se hallaba escondida, nuestra luz propia brilla más fuerte e ilumina ahí donde la oscuridad parecía eterna habitante.
Cuando nos damos ese permiso y aprendemos a fluir con el ritmo natural de lo invisible, es cuando más cerca estamos de la tan preciada y misteriosa felicidad.

La caja de las oportunidades



Era Abril, caminaba distraída inmersa en mis pensamientos tarareando una canción, seguramente de amor, como suelo hacerlo. Era de noche, puede que fuera viernes, la gente parecía más libre y distendida, como suele estarlo cuando asoma el fin de semana, es por eso que lo supongo.
Caminaba pensando en todo y en nada a la vez, cuando frente a mí, como iluminada, sonreía formada de una noble madera una caja y en ella un cartel avisaba “caja de las oportunidades”.
Me sentí curiosa ante semejante hallazgo, aunque mi desconfianza me freno un instante advirtiéndome de los peligros que podría acarrear intentar descubrir que había dentro, sosteniendo que mejor era seguir mi camino como venía siendo, que muchas veces las oportunidades solo lastimaban el corazón, más de lo que ya se encontraba averiado.
Pese a mis miedos, mi curiosidad y asombro ante tal hallazgo no se dejaron convencer y finalmente decidí abrirla.Dentro bailaban mezclados cientos de papeles, todos escritos en diferentes colores. Unos decían cosas como amor, amistad, emoción, crecimiento, aprendizaje, evolución, luz y otros, dolor, tristeza, incertidumbre y decepción.
Seguí buscando cada vez más adentro, hasta que finalmente encontré un sobre y en el la palabra “explicación” iluminaba el blanco papel. Sin dudarlo un instante, lo abrí y una carta en su interior pedía a gritos ser leída. Era breve pero segura, y contaba que toda ocasión, desde la más linda y alegre a la más triste y oscura, eran siempre una oportunidad para aprender, para crecer, para estar un poco más cerca de nuestra verdadera naturaleza que solo espera por ser descubierta y aceptada.
Sonreí, cerré el sobre, la caja y desee que muchos otros en su camino tuvieran el coraje de parar, ver que había dentro y poder así entender, como yo pude hacerlo, que todo lo que nos sucede es siempre una oportunidad, solo hay que permitirse el hecho de vivirlo.

martes, 26 de mayo de 2009

Descubrimiento


Los veo bajo una luna nueva iluminando tanta música.
Los veo rodeados de mar, salados de emoción.
Los veo sonrientes de amor, en compañía de las estrellas.
Los veo saludando a los pájaros que curiosos acuden a averiguar el motivo de tanta luz.
Los oigo entonando canciones que prometen eternidad.
Los oigo reír ansiosos, reír en paz.
Los oigo, hablan y hablan, aunque no entiendo una palabra, son tantas todas juntas, fluyen enamoradas.
Los oigo gritar alegres y tranquilos.
Los huelo amados.
Los huelo niños.
Los huelo simples y juntos.
Descubro que es lunes o martes o viernes.
Descubro que es de noche y es verano, el calor me convence.
Descubro que no es sueño, compruebo que es cierto.
Los veo.
Los oigo.
Los huelo.
Los descubro y es ahí cuando al fin comprendo, somos nosotros en el espejo.

Llegada


Lejos de ser triste por su intenso gris en el cielo, este día es justamente lo opuesto.
Algo bueno se anuncia , puedo oír las campanas, un amor que demora, concreta pronto su llegada.
De sonrisas viene lleno, se esperanzas del mañana , trae noticias del futuro lleno de fotos adelantadas, donde todos al mismo tiempo, sonreímos contando hazañas.
Viene lleno de flores que duran más que una primavera, llega para quedarse y sin dudarlo le abro la puerta.
Mis ojos espían ansiosos, quieren ver esa imagen llegando y mis oídos piden a gritos, que mil historias se quede contando.

La mejor de mis versiones


Los días en que me percibo así, siento que podría volar y hasta logro olvidarme del tan insistente vértigo que suele convencerme del peligro de entregarse al aire.
Cuando me descubro de esta manera, no hay lugar en mi cara para más sonrisas, no caben tantas.
Estos días, los detalles se engrandecen, siendo mis ojos expertos descubridores de milagros y mis oídos reconocen cada sonido volviendo a lo cotidiano la mejor de las canciones.
Cuando me percibo así, mis pasos son guiados por los pies mas firmes y seguros y mis manos vuelan libres y expresivas.
Días como este, el espejo devuelve la mejor de mis versiones, luminosa y pacífica bailo frente a mi reflejo, sin pensar en el futuro.
Cuando me siento así, recuerdo lo importante y sigo sonriendo.